martes, 21 de julio de 2020

Otra historia más

Como parte de mi labor docente, me gusta escribir cuentos para compartir con mis alumnos. Estaré pensando la forma en qué podría compartir la siguiente historia:


EL GIMNASIO DE LAS EMOCIONES

En una ciudad, donde todo era muy bonito porque reinaba la alegría, respeto,  colaboración, amor, ilusión, honestidad y todo aquello que daba vida a un hermoso y enorme arcoíris que los habitantes podían ver siempre. ¡Un día pasó algo muy extraño!

Todo, todo, todo, todo… se puso muy gris, obscuro y empezó a llover a cántaros, la lluvia no paraba, había truenos, relámpagos y la gente empezó a sentirse enojada, desilusionada, no se ayudaban, se agredían y estaban muy enojados. Las personas se dejaron de hablar y de colaborar unos con otros.

Fue algo tan extraño e incomprensible, que despertó el interés de un gran detective que habitaba en aquella ciudad. Su nombre era: Curiosón, quien ni tardo, ni perezoso y haciendo uso de todas sus cualidades detectivescas, decidió investigar ¿Qué es lo que estaba pasando en esa ciudad?, ¿Por qué la gente había cambiado tanto?

Curiosón salió a la calle para tratar de entrevistar a algunos de los ciudadanos y se acercó al primer hombre que vio pasar por la calle en  la que se encontraba. Era un hombre flaco, ojeroso, que usaba un traje gris, con unos zapatos, cuyas suelas parecían desgastadas de tanto caminar y traía un portafolio que sin duda, le pesaba mucho. Curiosón le dijo: - ¡Buen día! ¿Me permitiría hacerle algunas preguntas? El hombre, sin ni siquiera voltearlo a ver le respondió: -¡No, no, no, no!, tengo mucha prisa. Y desapareció como tren bala.

La siguiente persona que pasó por aquella calle fue una señora que se veía enorme, al lado de Curiosón, quien no se distinguía por una gran altura; pero sí por una enorme inteligencia. La mujer caminaba de tal forma que uno pensaría que su falda y blusa estaban hechas de plomo; ya que su andar era tan rígido que uno imaginaría que quería perforar el suelo con sus zapatos y hacer retumbar la tierra. Tenía el ceño fruncido y sólo miraba hacia el piso, como si con sus ojos, quisiera ayudarle a sus zapatos a cavar hoyos más profundos en el piso. Al encuentro con esa enorme mujer, Curiosón la miró con gesto gentil, queriendo ver si lograba arrancar una sonrisa, de aquel rostro y cuerpo que parecían de hierro, y le brindó un saludo, preguntándole: -¿Me podría permitir unos minutos de su valioso tiempo? La mujer, con una mirada fulminante y llena de un gran enojo, lo miró y dijo: -¡No me moleste! y se fue.

Curiosón, que nunca desistía en su intento por comprender lo que a su alrededor ocurría, distinguió la figura de un joven, que volteaba para todos lados, miraba hacia adelante, a la derecha, a la izquierda, hacia atrás, arriba y abajo. Se alejaba del coche, del árbol, de la barda, del perro, del vendedor y de Curiosón. Parecía que era un auto de carreras tratando de librar todo aquello que representaba un peligro. Vestía una chamarra negra y un pantalón de mezclilla. Cuando Curiosón se logró acercar a él, distinguió en su rostro una ola de preocupación, angustia y miedo. Quiso hablar con él; pero el joven, desapareció como hoja que se lleva el viento, diciendo: - ¿Quién es usted?, ¿Por qué me sigue? -¡Aléjese, aléjese, aléjese!

Curiosón se detuvo y pensó: ¡Ay, esto está muy extraño!, -Ya sé, usaré mi disfraz camuflaje de aire y voy a seguir a esas personas para ver qué es lo que está pasando. De su bolsillo, sacó una bolsita que infló, se metió en ella y lo llevó flotando como si fuera el viento. Era una bolsita que traía un GPS integrado, porque Curiosón, contaba con la más alta tecnología que todo detective necesita. Llegó hasta una calle llamada: “Mar de las preocupaciones”. Ahí, identificó al primer hombre que encontró en la calle. Aquel lugar, era su trabajo. El hombre estaba todo el tiempo atendiendo a una gran fila de clientes y no dejaba de trabajar, trabajar y trabajar. El hombre se veía cada vez más cansado y enojado. Enojo y cansancio, que se hacían cada vez más grandes, como si fueran una gran ola, en ese “Mar de las preocupaciones”. Entonces, el hombre llegó a su casa y su esposa le dijo que hacía falta dinero para pagar el gas y la luz porque ya habían llegado los recibos. Cada vez, el hombre se sentía más angustiado. Cuando fue al cuarto de sus hijos, vio como éstos se estaban peleando por los juguetes y entonces la ola, creció. Haciéndolo sentir cada vez un gran cansancio.

Curiosón tomaba nota de todo y observaba como al incrementarse las preocupaciones del hombre, una gran nube gris lo envolvía hasta que se quedaba profundamente dormido. Todo esto despertó en Curiosón una profunda tristeza y un deseo enorme por seguir con su investigación.

El disfraz de aire llevó a Curiosón al siguiente destino, una avenida llamada: “Torbellino de los recuerdos”. Allí se encontraba la casa de la mujer, que parecía de hierro. Nuestro detective, con la ayuda de su Revelador de pensamientos, vio a la mujer sentada en uno de los sillones de su casa, recordando que su papá se fue cuando ella estaba muy pequeña, lo que las hacía sentir, a ella y a su madre, muy solas. En el revelador de pensamientos, Curiosón vio como cada vez en los pensamientos de la señora, aparecían más recuerdos, ahora sobre su adolescencia y cómo sus compañeros se burlaban de ella por lo alta que era. La señora se sintió enojada y su enojo creció, cuando a su mente vinieron recuerdos y más recuerdos que se formaban como un gran torbellino que iba levantando y arrastrando la ira de la mujer, hasta envolverla en una enorme nube gris.

Ante todo esto, Curiosón se sentía cada vez más preocupado y decía: - Tengo que continuar mi recorrido. Necesito saber ¿qué es lo que le pasará a aquel joven que me encontré en tercer lugar en la calle?

Curiosón continuó su camino y llegó al departamento en donde vivía nuestro joven de la historia. Era una cerrada y se llamaba: “Tempestad de los miedos”. El joven se encontraba sentado en el piso, rodeado de todo tipo de aparatos electrónicos. Primero miraba la televisión y en ella veía a un periodista que en tono de cuento de terror presentaba noticias e imágenes de asaltos, secuestros, cambio climático, enfrentamientos, accidentes y el, ya famoso, huachicoleo. Luego se acostaba en el piso para pasar horas enteras con su teléfono, leyendo cualquier cantidad de chismes en el chismógrafo de la actualidad “el cara libro”. Curiosón, utilizando el escáner de los miedos, se dio cuenta que cada vez que el joven escuchaba y veía toda esa información, sus inseguridades, miedos y angustias se precipitaban sobre él como si fueran rayos, truenos y relámpagos. Y entonces, volvía a ocurrir lo que Curiosón ya había visto que pasaba en los otros, la enorme nube gris oprimía al joven, dejándolo casi paralizado.

Curiosón decidió ir a su despacho para analizar todas las evidencias que tenía y tratar de resolver el caso. Rumbo a su destino, Curiosón se detuvo frente a un Gimnasio. Miró a las personas que se encontraban haciendo ejercicio observándose en esos grandes espejos que suele haber en estos lugares. Una ráfaga de ideas vino a la mente de Curiosón, quien se preguntó:-  ¿si la gente viene a hacer ejercicio para verse bien por fuera, por qué no abrir un gimnasio donde la gente venga a hacer algo para sentirse bien por dentro?, ¿Por qué no crear una rutina de ejercicios para acabar con esas nubes grises que están envolviendo a las personas? Si se fortalece la masa muscular, ¿por qué no fortalecer la estabilidad y tranquilidad emocional? Si se platica y convive con otros para lograr una gran figura y salud física, ¿por qué no hablar, escuchar, convivir y ayudarse entre todos para lograr una salud emocional?, y, dando un enorme salto, dijo: -Sí, qué tal …

Curiosón llegó a su despacho, en donde además de su nombre pintado en la puerta: Detective Curiosón Comprensión, había una frase que decía: “Para comprender lo que pasa hay que observar, escuchar, anotar y analizar, para, poder actuar”. Hizo una reunión con todos sus compañeros del despacho en el que trabajaba, les mostró todas las evidencias, hicieron un análisis minucioso de las mismas, hasta que comprendieron lo que estaba ocurriendo en esa enorme ciudad. ¿Por qué había desaparecido el gran arcoíris? ¿Por qué esa inmensa telaraña de nubes negras formadas por todo lo que la gente estaba sintiendo, cubría aquel lugar? Curiosón y sus compañeros concluyeron, después de sopesar todas las pruebas, que: La gente dejó de hablar entre sí para resolver los problemas juntos. Actuaban como autómatas. Hacían todas las cosas solos. Estaban muy aislados. Se habían acostumbrado al chisme y a la burla que comenzó a imperar en la ciudad. El aislamiento, consumismo, competencia y egoísmo se había apoderado de sus vidas. Decidieron entonces, crear el “Gimnasio de las Emociones” para enseñar a la gente cómo convivir nuevamente con los demás, ayudarse unos a otros, dejar de consumir compulsivamente y divertirse juntos.

Todos estuvieron de acuerdo en colaborar, e inauguraron “El Gimnasio de las Emociones”. Cuando la gente comenzó a llegar, estaban muy intrigados y preguntaban, ¿Bueno, y dónde están los aparatos con los que vamos a trabajar?, Curiosón les dijo: - ¡Escuchen muy bien!, aquí las herramientas de trabajo son otras. Nuestros instrumentos serán la palabra, la escucha y la ayuda mutua. Así es que las personas, comenzaron a hablar y hablar y hablar de cómo se sentían y por qué se sentían así. Cuando las personas salían del Gimnasio de las Emociones, las nubes que los envolvían se empezaron a hacer cada vez más chiquitas, hasta que desaparecieron.

Curiosón se sentía cada momento más feliz, al igual que la gente que iba al Gimnasio de las Emociones y cada vez que podía compartía con los otros lo que aprendió en la investigación de este caso: “Para saber lo que la gente está sintiendo, tienes que comprender lo que la gente está viviendo”.

Sandy




sábado, 18 de abril de 2020

El encanto de las estrellas



Una vez, desde el cielo, las estrellas observaron que en la Tierra ocurría algo extraño. Era como si alguien hubiera pulsado el botón de pausa en la vida diaria de los terrestres. Las estrellas percibieron la preocupación, angustia y miedo en varios de los habitantes del mundo; ya que una enfermedad  les estaba agobiando. Decidieron entonces convocar a una reunión.
Esa noche las estrellas dialogaron sobre lo que se estaba presentando con los humanos. Resolvieron  llevar a cabo un plan, que consistía en que cada noche una de ellas leería una historia que diera aliento a las personas.
Cada día una de ellas se preparaba y al anochecer asumía el papel de lectora. Haciendo uso de todas sus habilidades teatrales, daba vida y voz a cada uno de los personajes de las narraciones que leía. Lectura que de pronto se convertía en canto para los oídos y encanto para las mentes de los humanos. Quienes cuando anochecía, se asomaban por sus ventanas, en los balcones, jardines, zotehuelas o cualquier espacio desde donde pudieran mirar al cielo y observar como la estrella lectora, brillaba intensamente, más que el resto de las estrellas, envolviendo a los humanos en una especie de magia, estremeciendo cada una de las células de su cuerpo y tocando su mente y su corazón. ¡Era un momento de plenitud!
Al término de cada lectura, los humanos regresaban a sus actividades o se iban a dormir invadidos de tranquilidad y esperanza y, aunque al siguiente día, muchas de las noticias que escuchaban o veían a través de distintos medios, en algunos volvían a generar angustia o preocupación, cada noche presenciaban ese espectáculo que se volvió en un rito para la humanidad y que les llenaba de paz.
Una noche las estrellas se pusieron de acuerdo para leer todas juntas, al unísono de un canto que iluminó no sólo el cielo; sino la vida de cada uno de esos sujetos, que quedaron completamente conmovidos por el gran espectáculo que tuvieron la oportunidad de presenciar. Era como si hubieran elegido una historia que hiciera pasar a las personas de la sorpresa, a la melancolía, al misterio, a la reflexión, a la curiosidad, a la risa, a la añoranza, a un pasaje por cada una de las emociones que se pueden experimentar a través de una lectura.
Desde hace mucho tiempo, las estrellas habían sido testigos de cómo la mayoría de los humanos no se detenían a admirar el cielo o a la naturaleza. Estaban tan absortos en sus trabajos y actividades diarias, sobre todo en las grandes ciudades, en donde por el ritmo de vida apresurado y demandante, las personas no tenían en ocasiones tiempo para admirar las bellezas de la vida.
Con el paso del tiempo, la vida en el planeta Tierra ha ido tomando nuevamente su cauce. Las personas han retornado a sus actividades; pero muchas de ellas, con un cambio en su forma de ver la existencia. Las estrellas se sienten profundamente correspondidas y apreciadas porque cada noche, muchas personas se detienen a contemplar el cielo y a dejarse envolver en la lectura, y, ¡encantar por ellas!
 Sandy

viernes, 3 de abril de 2020

El caracol comehojas




Esta es la historia de un personaje muy peculiar, al que todos sus amigos y familiares lo veían como extravagante.
Él se llamaba Amatl, que viene del náhuatl y quiere decir: papel.
A Amatl le encantaba degustar hojas. No hojas de árboles; sino de papel y es que le resultaba tan extasiante comer las palabras que encontraba escritas en ellas.
Algunas palabras le divertían mucho, como: alegría, entusiasmo, euforia, risa, animación y muchas más.
Otras le causaban una profunda tristeza: desencanto, desilusión, agresión, pobreza y enfermedad.
A veces algunas hojas contenían palabras que le producían mucho enojo, como: racismo, indiferencia, guerra, crueldad y egoísmo.
En ocasiones, Amatl sentía como que flotaba, se ponía todo rojo y experimentaba tanto amor, sobre todo cuando llegaba a las hojas que contenían historias románticas y devoraba palabras como: cariño, pasión, ilusión, besos, caricias y abrazos.
A todos sus familiares les sorprendía la cantidad de hojas que Amatl saboreaba todos los días.
Y a ti ¿Qué palabras te hacen sentir alegría, enojo, tristeza o amor?

                                                   


domingo, 26 de mayo de 2019

El arte de ser maestro 15/05/2019 Hoy es un día especial: Quienes nos dedicamos a la docencia estamos de plácemes. Ser maestro es todo un arte... En ocasiones somos pintores, pues intentamos dibujar una sonrisa en el rostro de nuestros alumnos, y tratamos de pintar en el lienzo de sus mentes las imágenes de personas, lugares y acontecimientos que despierten en ellos la curiosidad y el deseo de seguir aprendiendo. A veces, jugamos el papel de literatos y compartimos con nuestros estudiantes la pasión por adentrarnos a mundos mágicos, a través de la lectura o escritura de un cuento, una leyenda, una fábula o una novela. El desenlace más esperado que hace vibrar a nuestros corazones es cuando observamos a nuestros alumnos escribiendo sus propios textos, o seleccionando los libros que desean leer. Bajo otras circunstancias, nuestro rol cambia, y nos transformamos en actores de teatro. Damos vida en clase a diversos personajes: Somos el conejo con guantes de cabritilla, reloj y abanico. El emperador que desea que un niño le pinte con su pincel mágico un árbol con riquezas. El niño, cuyo dibujo no es comprendido por ningún adulto. El lobo que toda situación le pone sentimental. Gozamos cuando vemos a los estudiantes crear y dar vida a sus propios personajes, y celebramos en grande, con el aplauso más efusivo, cuando nuestros pequeños actores superan la que para nosotros fue nuestra mejor actuación. Sí, en definitiva, a pesar de las dificultades que tengamos que enfrentar, puedo decir que elegí un papel que amo representar: “Ser maestra”. Y que deseo seguir llevándolo a cabo con todo el compromiso y calidez humana que sean necesarios.

¡Feliz Día del Maestro!


Sandra Sanabria Medina

jueves, 4 de junio de 2015

Sentido y significado de las ciencias sociales, el pensamiento complejo y las competencias para la vida en mi práctica docente

Reforma Integral de la Educación Básica
Diplomado para maestros de primaria:
3º y 4º grados

Módulo 1:
Fundamentos de la Articulación de la Educación Básica



Sentido y significado de las ciencias sociales, el pensamiento complejo y las competencias para la vida en mi práctica docente





Participante: Profra. Sandra Ivonne Sanabria Medina

22 de enero de 2012
Ciclo escolar 2011-2012







Contenido

Introducción

Los discursos y teorías imperantes en la sociedad demandan acciones por parte de cada uno de sus integrantes. Los conceptos con relación a las Sociedades del Conocimiento, al desarrollo de un pensamiento complejo, y a las competencias necesarias en nuestra sociedad, cobran especial sentido y significado en  la Reforma Integral de la Educación Básica. Las acciones de alumnos, maestros, autoridades educativas, padres de familia, organizaciones civiles y sociales, dentro de las comunidades escolares y fuera de ellas, se encuentran en un proceso de transición. Este requerirá tiempo, comprensión y esfuerzo. En primer lugar para enfrentar y vencer resistencias al cambio. En segundo lugar, para hacer uso de los conocimientos de manera que permitan afrontar las incertidumbres, los riesgos, las situaciones y problemáticas diarias de una manera compleja (Olivé & Pérez Ransanz, 2006).
La formación profesional continua del maestro será elemento clave para desarrollar un pensamiento que permita un diálogo constante entre teoría y práctica. Esto hará posible una comprensión de la realidad que trascienda el uso de un saber disciplinario. Se permite así una verdadera comprensión humana que ayude a acercarnos a posturas y soluciones éticas, alejándonos de perspectivas maniqueas. Se favorece así el desarrollo de la autonomía, democracia, autogestión y colaboración.
Una reflexión crítica en torno a cuestiones que hemos trabajado a lo largo de la implementación de la RIEB es el propósito del presente ensayo. Pretendo dar respuesta, desde mi experiencia docente, a las siguientes interrogantes:
·         ¿Qué ejemplos de soluciones a problemas sociales contemporáneos conozco que sean el resultado del trabajo de ciencias sociales y humanidades?
·         ¿Cómo pueden ser enseñadas las competencias para la vida en un mundo en cambio rápido y constante?
·         ¿Qué es el concepto de pensamiento complejo, y cuál es la importancia de introducir este concepto en la práctica docente?

Las ciencias sociales y humanidades, y su aplicación en la solución de problemas sociales contemporáneos

En mi práctica profesional, un ejemplo de la forma en que se pone en acción el conocimiento derivado de las Ciencias Sociales y Humanidades consiste en retomar los fundamentos teóricos planteados en el Plan y Programas de Estudio de Educación Primaria 2011, para implementar el trabajo colaborativo, como una de las estrategias que se proponen para lograr el desarrollo de competencias (SEP, 2011, pág. 32).
Dentro del grupo escolar, al estar los niños interactuando unos con otros, van a la vez aprendiendo a resolver problemas con la cooperación de todos, haciendo uso de sus saberes previos. Esto enriquece el trabajo, ya que cada alumno, de acuerdo a su formación escolarizada y no escolarizada, pone en práctica conocimientos, habilidades, actitudes y procedimientos que  al ser socializados, son también aprendidos a su vez por los otros.
En mi salón de clases, una manera de promover el trabajo colaborativo consiste en poner a los alumnos a hacer pinturas, utilizando acuarelas. Se les entrega únicamente un juego de acuarelas y un pincel por equipo, con la finalidad de lograr que ellos aprendan a compartir el material e intercambiar ideas. Durante el proceso se observa como los alumnos descubren cosas. Por ejemplo, mezclan los colores. El alumno que experimentó al mezclar los colores amarillo y violeta obteniendo marrón lo socializa con los demás. Les dice lo que él investigó o descubrió con sus propias palabras.
Al momento en que los alumnos están haciendo sus pinturas platican sobre lo que están dibujando. Un alumno menciona que  va a dibujar el otoño, porque en el otoño se caen las hojas de los árboles y se ven muy bonitas, todas en el piso. Después, cada alumno pasa a mostrar su pintura, y a decirles a los demás lo que quiso expresar. A la vez, se desarrolla la escucha y la empatía, al llevar a la reflexión a los alumnos cuando alguien interrumpe con preguntas. Por ejemplo: ¿Cómo se sienten ellos cuando no son escuchados o cuando no se les pone atención? Esto tiene el fin de fomentar que se coloquen en el papel del otro.
Este tipo de actividad evidencia las competencias que los alumnos están desarrollando. Un caso es cuando un alumno empieza a sugerir a los demás integrantes del equipo que se vayan turnando el pincel, para que todos puedan pintar y contribuir con algo a su pintura. Entonces, el niño está poniendo en práctica el liderazgo, la democracia. Está logrando hacer que los otros lo escuchen y comprendan que es importante que todos pinten en el dibujo.
Respecto a la práctica de los saberes conceptuales de los alumnos al momento de realizar la pintura, ellos empiezan a reconocer lo que saben con relación al tema sobre el cual están creando su pintura, ya sea los elementos de la naturaleza, los cambios en la naturaleza, el cuidado del medio ambiente, e identifican la importancia que tiene la naturaleza y la forma en que ellos cooperan en su cuidado.
Con este trabajo los alumnos aprenden también a respetar la diversidad, al convivir con diferentes compañeros en los equipos. Desarrollan su tolerancia, al respetar turnos para hacer uso del pincel. Desarrollan su creatividad, al hacer sus pinturas, no sólo con lo que saben, sino también con lo que se imaginan, lo que desean, lo que a ellos les gustaría hacer. En este caso en beneficio de la naturaleza y del cuidado del medio ambiente.
Otra competencia que se pone en juego es el manejo de la información (SEP-UNAM, 2011, pág. 111) ya que los alumnos al terminar su pintura escriben en la parte de atrás de la misma lo que ellos quisieron expresar. Al hacerlo, ponen en práctica distintos conceptos y habilidades. Organizan sus ideas para escribirlas de manera coherente, con el fin de que los otros logren entender lo que quisieron expresar.
Al implementar esta estrategia de acuarelas, se están considerando distintos aspectos, desde el económico, porque no se le pide material a cada niño, ya que muchas de las familias de los alumnos tienen escasos recursos, y no logran el acceso a los materiales. Al haber un solo material para cada equipo se facilita que los alumnos tengan oportunidad de utilizarlo, y que puedan hacer su trabajo, sin necesidad de que el material haya sido adquirido por sus papás. El material es entonces comunitario. Es de todos y para todos. Así mismo, se pretende mejorar en el aspecto social. Se abordan las relaciones entre los integrantes del grupo, ya que al trabajar todos para elaborar un producto común, la pintura, se intenta que los alumnos disuelvan o rompan esas barreras que hay para relacionarse.
El puente que los alumnos logran hacer entre lo que saben y lo que hacen se deriva de las lecturas que realizan, ya sea en el grupo o en casa,  con relación a la naturaleza, los animales, la extinción de algunos animales, el medio ambiente, los componentes de la naturaleza, y los cambios en el ambiente a lo largo del tiempo. Todos estos conocimientos los relacionan al momento de hacer su pintura.
En el contexto social de la Ciudad de México se presentan programas y proyectos que se realizan mediante la intervención en comunidad  de instancias gubernamentales, organizaciones civiles o sociales en los que se busca un trabajo multidisciplinario o interdisciplinario, para abordar diversas problemáticas sociales tales como: Adicciones, obesidad, violencia, marginación, diabetes, contaminación, y otros. Ejemplos de estos proyectos son: Programas para atender la Violencia Familiar, donde se realizan campañas, talleres, formación de grupos de ayuda mutua, trabajo legal y psicológico con personas que viven violencia en las familias, específicamente mujeres y niños. Proyectos educativos, para abordar de una manera transdisciplinaria problemas como la obesidad, la violencia, la contaminación, entre otros (SEP, 2011). Programas de atención y prevención de las adicciones, como los que se siguen en el Instituto de Asistencia e Integración Social, donde las personas adictas a distintas drogas trabajan sobre los problemas que los han llevado a la dependencia a substancias, con la participación de médicos, psiquiatras, trabajadores sociales, enfermeras y psicólogos. También proyectos de investigación y de intervención comunitaria que se llevan a cabo en distintas Universidades, para comprender o solucionar problemas sociales. Proyectos en los que se busca la participación de toda la sociedad, como el de la separación de la basura en orgánica e inorgánica, y el de rescate de espacios urbanos.  Diseños para evaluar los alcances, limitaciones, lo que hay que modificar, lo que ha funcionado en los programas y proyectos sociales.
En todos los casos reseñados arriba, las ciencias sociales y las humanidades han sido esenciales en la realización y seguimiento de estos proyectos. Aportan conocimientos para el estudio, análisis, comprensión y búsqueda constante de solución a los problemas sociales que vivimos diariamente, como resultado de ser actores complejos, viviendo y construyendo una realidad compleja.

Desarrollo de competencias para la vida en un mundo en cambio rápido y constante

Ser competente en distintos ámbitos es útil, independientemente de los cambios que se dan social y tecnológicamente. Cuando una persona es competente, por ejemplo para relacionarse con otros, para ser creativo en ciertas circunstancias, para actuar de manera diplomática, se trata de competencias básicas. Éstas son funcionales independientemente de los cambios sociales que se den. Algunas competencias trascienden los tiempos y situaciones. Hay competencias específicas que tienen que ver con tecnologías particulares y con momentos sociales, culturales y económicos. En estos casos, sí se necesitan desarrollar para una situación dada (Guadalupe, 2005, pág. 29).
La idea de cambio genera miedo e incertidumbre en las personas. Produce falta de confianza y miedo a la violencia que se genera por injusticias derivadas de las acciones de instituciones o empresas, cuando se aprovechan en momentos de cambio. Sin embargo, si uno aprende a reconocer las ventajas en distintas situaciones de transición, las posibilidades que nos ofrecen los cambios tecnológicos, o transiciones culturales, se aprende también a identificar a sujetos y procesos que violentan los derechos humanos. Se puede en efecto aprender a operar bien en situaciones de cambio. Saber funcionar ante múltiples contextos conforme varían es una competencia importante (Montaño Fraire, 2012).
En un entramado social complejo, tal como el que vivimos actualmente, pensar en la idea de enseñar  sería una postura simplista y tradicional. Desde un pensamiento complejo, lograr que los alumnos  desarrollen  competencias para la vida implica la participación de toda la sociedad. Lo primero que los maestros debemos tener en mente es que nuestro rol ha cambiado. Pensarnos y actuar como facilitadores del aprendizaje, el desarrollo de competencias para la vida, es trascendental. Ser competente para la vida implica aprender a resolver situaciones o problemas de manera ética,  aplicando distintos  saberes: Conceptuales, actitudinales y procedimentales. Nuestra labor docente actual debe entonces facilitar el desarrollo de esas competencias, mediante estrategias que promuevan el aprender a conocer, aprender a hacer, aprender a convivir, y aprender a ser. Estos son los cuatro pilares de la educación (Delors, 1996). En el desarrollo de dichas estrategias los alumnos ponen en práctica competencias. Se hace posible así ver las cosas de una manera crítica, analítica y en la que los alumnos se estén constantemente relacionando e interactuando con otros, con su familia, con personas de su comunidad, etcétera.

Importancia del concepto de pensamiento complejo en la práctica docente

La noción de pensamiento complejo es un concepto que alude al estudio y comprensión del sujeto y su realidad, como unidad de conocimiento que no puede dividirse o fragmentarse. El sujeto y su realidad son constituidos por la relación entre múltiples elementos: Físicos, biológicos, psicológicos, económicos, políticos, sociales y culturales. Un sujeto y realidades complejas, requieren a su vez del desarrollo de un pensamiento complejo.
El pensamiento complejo alude al diálogo entre saberes. Implica el análisis y comprensión de los problemas y la realidad, para que se tomen en cuenta todos los actores que participan en esa realidad, y todos los elementos que la conforman. Solamente así se logrará entenderla de una manera integral, antes que fragmentada.
La noción de pensamiento complejo de Edgar Morin es importante en ciencias sociales porque nos permite comprender el hecho de que los fenómenos sociales, las situaciones que vivimos y los problemas que abordamos, son todos de carácter complejo (Morin, 1999) (Montaño Fraire, 2012). La noción de complejidad implica que una situación de vida, una situación social, o un problema que buscamos solucionar es un entramado de fenómenos, sucesos e intereses. Entre ellos existe una interrelación compleja.
La noción de competencia connota una práctica vista de manera transdisciplinar, justamente compleja.
Es importante la noción del pensamiento complejo en la práctica docente porque hace posible una distinta forma de abordar la realidad, especialmente la realidad educativa. Permite considerar al grupo escolar, la forma en que se diseñan las planeaciones, se llevan a cabo las estrategias, evaluaciones y más. Permite construir soluciones más pertinentes y completas a los problemas que se van presentando. Genera respuestas en las que se consideran todas las relaciones entre diversos factores. Permite tanto a los maestros como a los alumnos pensar de manera crítica, analítica y reflexiva la trama diaria para lograr disminuir la incertidumbre y los riesgos, y con ello lograr mayor claridad y tranquilidad en lo que hacemos.

Conclusiones

Las teorías que fundamentan la práctica educativa actual demandan cambios en la praxis, en los roles del maestro y del alumno, y en la forma de pensar la realidad.
Las ciencias sociales y las humanidades aportan constructos teóricos y metodológicos que permiten comprender la realidad, e intentar dar solución a diversos problemas sociales, tanto en lo micro como en lo macrosocial.
El desarrollo de competencias para la vida nunca se reduce a la idea de enseñarlas. Implica una visión compleja, y cambios en las acciones del alumno y del maestro, así como la implementación de estrategias que promuevan la movilización de saberes.
El pensamiento complejo desarrolla el análisis, crítica y reflexión en torno a todos los elementos que componen una realidad, para su mejor comprensión. La importancia de este concepto en la práctica docente radica en lograr una formación transdiciplinaria, para apoyar la formación de alumnos competentes en su contexto social real.




Bibliografía

Delors, J. (1996). La Educación encierra un tesoro. Informe de la UNESCO para la educación del siglo XXI. México.
Guadalupe, M. B. (2005). Educación de calidad y competencias para la vida. Educar, 25-32.
Montaño Fraire, R. (21 de enero de 2012). Competencias y pensamiento complejo. (S. Sanabria Medina, Entrevistador)
Morin, E. (1999). Los siete saberes necesarios para la educación del futuro. Barcelona, España.
Olivé, L., & Pérez Ransanz, A. (2006). Las sociedades humanas en el siglo XXI; . México, DF: Instituto de Investigaciones Filosóficas, UNAM.
SEP. (2011). Plan de Estudios 2011 Educación Básica. México, DF.
SEP-UNAM. (2011). Reforma Integral de la Educación Básica. Diplomado para Maestros de Primaria:3o. y 4o. grados. Módulo I "Fundamentos de la Articulación de la Educación Básica", Guía del participante, Ciclo escolar 2011-2012. México, DF: SEP.



Secuencia didáctica

Actividades para las clases de matemáticas en nivel básico.
 
Reforma Integral de la Educación Básica. Diplomado para maestros de 3º. Y 4º. grados.                                                   Módulo 3: Planificación y evaluación para los campos de formación: Pensamiento matemático, y Exploración del mundo natural y social.
 
Participante: Sandra Ivonne Sanabria Medina
30/06/2012
 

 
SECUENCIA DIDÁCTICA


Nombre de la Escuela: Escuela Primaria Basilio Vadillo

Nombre del profesor(a): Sandra Ivonne Sanabria Medina

Grupo: 4º. A

Propósitos de la asignatura en Primaria:

Desarrollen formas de pensar que les permitan formular conjeturas y procedimien­tos para resolver problemas, así como elaborar explicaciones para ciertos hechos numéricos o geométricos.
Utilicen diferentes técnicas o recursos para hacer más eficientes los procedimien­tos de resolución.
Muestren disposición hacia el estudio de la matemática, así como al trabajo autó­nomo y colaborativo.
Fecha:
21 de junio de 2012.
Estándares:

Comparte e intercambia ideas sobre los procedimientos y resultados al resolver problemas.

Desarrolla el hábito del pensamiento racional y utiliza las reglas del debate ma­temático al formular explicaciones o mostrar soluciones.
Bloque:

V
Eje temático:

Sentido numérico y pensamiento algebraico.
Sesiones

Tres (Con una duración de 60 minutos cada una).
Aprendizajes esperados:

Matemáticas
Resuelve problemas que impliquen dividir mediante diversos procedimientos.

Español
Describe un proceso cuidando la secuencia de la información.
Contenido disciplinar:

Matemáticas
Identificación y uso de la división para resolver problemas multiplicativos, a partir de los procedimientos ya utilizados (suma, resta, multiplicación). Representación convencional de la división: a ÷ b = c.

Español
Uso del texto descriptivo.

Competencias a desarrollar:

Matemáticas

Resolver problemas de manera autónoma.
Comunicar información matemática.
Validar procedimientos y resultados.
Manejar técnicas eficientemente.

Español

Emplear el lenguaje para comunicarse y como instrumento para aprender.
Identificar las propiedades del lenguaje en diversas situaciones comunicativas.
Analizar la información y emplear el lenguaje para la toma de decisiones.
Habilidades que promueven el desarrollo de las competencias matemáticas:

-Ser capaz de argumentar y razonar una situación o problema, para proponer estrategias, soluciones y tomar decisiones.
-Encontrar diferentes formas para resolver un problema.
-Ser capaz de formular y validar conjeturas.
-Emplear el lenguaje matemático para explicar procedimientos y resultados.
-Ser capaz de evaluar su trabajo y el de otros de una manera crítica y razonada.

Habilidades que promueven el desarrollo de las competencias para la vida:

-Capacidad para leer y analizar la información contenida en un problema.
-Ser capaz de compartir ideas, escuchar las de otros y tomar acuerdos para llegar a soluciones y  toma de decisiones de manera colaborativa.
-Transferir los principios o estrategias aprendidos de una situación a otra.
-Saber buscar, seleccionar y analizar información.
-Utilizar la información de manera crítica.
-Saber buscar y evaluar las distintas soluciones que existen para un problema o situación, analizando las consecuencias que cada una de ellas implica.

Materiales y recursos didácticos:
Para el maestro:

-Programa de estudio de cuarto grado de primaria (2011-2012).
-Plan de Estudios de Educación Básica.
-Problemas impresos.
-Instrumentos de evaluación impresos.
-Pizarrón y pliegos de papel bond.

Para los alumnos:

-Hojas blancas tamaño carta, plumones, cartulina, reglas de plástico y calcomanías.
-Fichas de trabajo.
-Fotocopias de los problemas.
-Rebanadas de fruta.
-Pliegos de papel bond.
-Internet y libros.





Estrategia didáctica
Situación problemática

Título de la actividad
Procesos para elaboración de un álbum y preparación de una ensalada
Indicaciones previas a los alumnos:

1. Elaboraremos un álbum y prepararemos una ensalada, poniendo especial atención en el proceso que seguiremos para hacer ambos.
2. Durante la elaboración del álbum y la ensalada tendrán que ir resolviendo en equipos, algunas situaciones y problemas que se les plantean.
3. Después de dar solución a cada situación o problema se pedirá a cada equipo que nos comparta cómo le hicieron para enfrentar y resolver cada situación o problema con la intención de analizar y valorar lo realizado en cada equipo.
4. Se realizarán investigaciones que nos sirvan para tener más información que nos sirva para resolver los problemas que se planteen a lo largo de la elaboración del álbum y la ensalada.
5. De manera individual describirán en forma detallada los procesos de elaboración del álbum y de la ensalada.

Inicio

Se forman 6 equipos de 5 integrantes cada uno.
Se entrega a cada equipo 5 folders con distintos contenidos:
Folder 1: 50 hojas blancas tamaño carta.
Folder 2: 15 plumones de colores.
Folder 3: 100 rectángulos de cartulina.
Folder 4: 5 reglas de plástico.
Folder 5: 25 calcomanias de frutas.

Se plantea a los alumnos la siguiente situación:
Del material que hay en los folders deberán repartírselo en partes iguales entre los integrantes del equipo. Cuando hayan terminado cada equipo nos comentará cómo hicieron para repartirse el material.

En plenaria comentaremos los procedimientos seguidos por cada equipo, los aciertos y errores presentados y qué dificultades tuvieron durante el reparto de los materiales.

Se entrega una tarjeta a cada alumno en la cual escribirá lo que sabe acerca de qué es una división, para qué nos puede servir una división, qué problema han resuelto dividiendo y qué operaciones necesitamos saber para poder dividir.

Cada alumno pasa a pegar su tarjeta en el pizarrón para dar lectura en voz alta a éstas. Comentamos lo escrito en las tarjetas.
Desarrollo

Se indica a los alumnos que el material que tiene cada uno servirá para elaborar un álbum sobre frutas y verduras.

Se les pide que los 20 rectángulos de cartulina los repartan en partes iguales en las 10 hojas que tienen y que los peguen en el centro de cada hoja. Comentamos cuántos rectángulos quedaron en cada hoja y por qué.

Se les solicita que usando los plumones dibujen dentro de cada rectángulo una fruta y una verdura, de tal manera que al final tengan dibujados en su álbum la misma cantidad de frutas que de verduras. Cuidando que no se repitan.

Los alumnos señalaran cuántas frutas y verduras tienen dibujadas en su álbum. Escriben el nombre debajo de cada una.

De tarea, los alumnos investigan qué les aporta a su salud cada una de las frutas que dibujaron y cuánto cuesta el kilogramo de cada fruta o verdura de su álbum. Escriben la información en el álbum.

Se pide a los alumnos que en plenaria compartan la información investigada acerca de las frutas y verduras.

Se plantea al grupo una situación problema para resolver en equipos:

Un comerciante que vende ensaladas de frutas y verduras fue a la Central de Abastos a comprar la mercancía que necesitaba. Por 6 kilos de guayaba pagó $48, por 7 kilos de plátano macho pagó $49, por 3 kilos de mango pagó $27, por 4 kilos de cebolla pagó $16, por dos kilos de brócoli $16, por 3 kilos de lechuga $18, por 2 kilos de limón $8, por 4 kilos de manzana $80, por 4 kilos de naranja $20 y por 3 kilos de pera $60.

En equipo completen la siguiente tabla a partir de la información contenida en el problema y contesten a las preguntas:

¿Cuánto pagó el comerciante por todas las frutas y verduras?

¿Le alcanzaría para pagar con un billete de $500?

¿Qué kilogramo de fruta es el más barato y cuál el más caro?

Fruta
Precio por kilogramo
Guayaba

Plátano macho

Mango

Cebolla

Brócoli

Lechuga

Limón

Manzana

Naranja

Pera


En plenaria cada equipo comenta cómo trabajaron y resolvieron el problema planteado y sus respuestas. Qué dificultades tuvieron. Los demás equipos comentan los logros que ven en el trabajo del equipo y los errores.

Los alumnos integran el problema anterior y las soluciones que dieron a su álbum.

Por escrito cada alumno escribe el proceso que llevó a cabo para la elaboración de su álbum e investigan qué es una división, cuáles son sus partes y para qué sirve una división.

Los alumnos comparten la información que obtuvieron acerca de las divisiones. Comentamos si algún equipo utilizó la división para resolver el problema del comerciante. Por equipos, con la información obtenida de lo que investigaron contestan y argumentan las mismas preguntas que se les plantearon al inicio: ¿qué es una división?, ¿para qué nos puede servir una división?, ¿qué problema han resuelto dividiendo? y ¿qué operaciones necesitamos saber para poder dividir?

Cada equipo comparte sus argumentos. Elaboramos de manera colectiva un texto breve que hable sobre la división, su uso e importancia. Se elabora una representación convencional de la división.

Se entrega a cada equipo refractarios con rebanadas de distintas frutas para preparar una ensalada. Se les indica que para preparar su ensalada tendrán que repartirse las rebanadas de frutas en partes iguales y escribir en forma de división las reparticiones que hicieron en un pliego de papel bond. Los equipos socializan su trabajo. En grupo analizamos las divisiones y soluciones.

Cada alumno prepara su ensalada, se la come y por escrito describe el proceso que siguió para elaborar su ensalada.

En equipos redactan un problema con el tema de las ensaladas y cuya solución implique al menos una división.

Cada equipo lee su problema para que sea analizado y discutido en grupo. Una vez que se hayan realizado las correcciones necesarias, cada alumno copia los problemas y los integra a su álbum.

Cierre

Se entrega a cada alumno un problema para resolver en forma individual, a través del cual pondrán en práctica lo que aprendieron.

Se intercambian las redacciones con la descripción detallada de los procesos de elaboración del álbum y ensalada. Con base en una rúbrica se coevalúan los escritos. Algunos alumnos comentan la escala con la que valoraron el trabajo de uno de sus compañeros (Desarrollo óptimo, suficiente o insuficiente) y argumentan cuáles fueron las razones de esa evaluación.

Se realiza dentro del grupo una exposición de los álbums elaborados y de las redacciones escritas. Durante la presentación de ambos los alumnos comentarán lo que aprendieron, pensaron y sintieron durante el desarrollo de toda la actividad.
Evaluación

Inicio
¿Qué se evalúa?

Se valoran los saberes conceptuales, procedimentales y actitudinales que muestran los alumnos durante la situación de reparto planteada.
Conceptuales:
Conocen lo que es una repartición, una multiplicación y una división.
Procedimentales:
Utilizan distintas estrategias y procedimientos para resolver en equipo un problema.
Comunican con claridad las estrategias y procedimientos utilizados.
Actitudinales:
Trabajan de manera colaborativa en la solución del problema.
Muestran una postura crítica ante su trabajo y el de los demás.

¿Cómo se evalúa?

Se elabora una lista de cotejo para valorar lo anterior.

Desarrollo
¿Qué se evalúa?

Se evalúan las formas en que los alumnos ponen en práctica sus competencias para resolver los problemas que se presentan a lo largo del proceso de elaboración del álbum y de la ensalada.

Competencias a evaluar:

Resolver problemas de manera autónoma.
Comunicar información matemática.
Validar procedimientos y resultados.
Manejar técnicas eficientemente.

¿Cómo se evalúa?

Ejercicios de coevaluación y autoevaluación a lo largo de la actividad.

Cierre
¿Qué se evalúa?
Se evalúa el nivel de desempeño (Desempeño óptimo, suficiente o insuficiente) que los alumnos mostraron con respecto a los aprendizajes esperados.

¿Cómo se evalúa?

Se presenta un problema a resolver para una evaluación final por parte del maestro.
Se hace un ejercicio de coevaluación de lo que escribieron los alumnos.
Se realiza una autoevaluación.
Instrumentos de evaluación:





Lista de cotejo

Indicadores
Logrado
En proceso
No logrado
Emplea la repartición, multiplicación y división al resolver un problema.



Utiliza distintas estrategias y procedimientos para resolver un problema.



Comunica con claridad las estrategias y procedimientos que utiliza.



Trabaja de manera colaborativa en la solución de un problema.



Muestra una postura crítica ante su trabajo y el de los demás.









Rúbrica para evaluar el problema final

Aprendizaje esperado: Resuelve problemas que impliquen dividir mediante diversos procedimientos.

Aspecto
Desarrollo óptimo
Desarrollo suficiente
Desarrollo insuficiente
Comprensión del problema.
El alumno identifica con claridad toda la información que se presenta en el problema y que le será de utilidad para poder resolverlo.
El alumno identifica algunos de los datos que le sirven para resolver el problema.
El alumno no logra identificar los datos que se presentan en el problema.
Solución del problema.
El alumno utiliza y argumenta más de una estrategia para dar solución al problema.
El alumno sólo emplea una estrategia para solucionar el problema.
El alumno da el resultado del problema sin argumentar la estrategia que empleo para resolverlo.
Empleo de lenguaje simbólico.
El alumno emplea y resuelve correctamente  el algoritmo convencional de la división, mostrando que también emplea los algoritmos de la multiplicación, suma y resta.
El alumno emplea los algoritmos convencionales de división, multiplicación, suma y resta; pero presenta errores en su resolución.
El alumno no utiliza ninguno de los algoritmos convencionales.
Elaboración de preguntas a partir de un problema.
El alumno analiza y selecciona información para elaborar varias preguntas a partir de un problema.
El alumno selecciona información y elabora una pregunta del problema presentado.
El alumno no logra analizar, ni seleccionar la información de un problema para elaborar preguntas.